Antes de la unificación, los Valcerian eran un grupo muy disperso de seres inteligentes trabajando en diferentes vertientes sociales. Cuando se formó la Gran Bola Brillante como ser superior e independiente, decidieron volcar todos los recuerdos de su raza en ella pues la propia Bola Brillante decidió que la unión y la estructuración era la única manera de obtener un puesto en el universo. Así, los Valcerian que podían interpretar sus palabras crearon el primer Concilio Valcerian, que llevó a la unificación.
Tras la unificación, los Valcerian trabajaron durante siglos diseñando un orden social que les permitiera funcionar como una única entidad. Configuraron su casta sacerdotal y avanzaron tecnológicamente, convirtiendo su doctrina en fe y su fe en política. Años después de la unificación, la Gran Bola Brillante se convirtió en un repositorio, un disco duro que almacena toda la información recopilada por las diferentes generaciones Valcerian.
Hace cinco generaciones la Gran Bola Brillante volvió a hablar. Señalando a los Thrigot como amenaza para su pueblo indicó que debían catalogar y medir todo lo que pasara en torno a ellos. En silencio, el imperio Valcerian ha estado trabajando para conocer los motivos por los que los Ragnarok Thrigot se vuelven más y más poderosos.